El calzado mantiene el empleo en los últimos 3 años a pesar de las crecientes dificultades en mercados exteriores

El sector encadena 3 años de estancamiento del empleo tras la rápida recuperación de los puestos de trabajo perdidos durante la crisis

Los datos de afiliación media en los meses de diciembre de 2016, 2017 y 2018 reflejan el estancamiento en las afiliaciones del sector industrial español de cuero y calzado en algo más de las 45.000.

Los últimos datos de la Seguridad Social señalan que diciembre de 2018 terminó con una afiliación media, en régimen general y autónomos, ligeramente inferior a la del mismo mes del año anterior. Con este ejercicio, serían tres consecutivos en los que el sector finaliza el último mes del año, con algo más de 45.000 afiliaciones (medio mensual), tras haber pasado de unas 35.000 afiliaciones en diciembre de 2009, a cerca de las 46.000 afiliaciones del mismo mes de 2015.

Algunas de las causas básicas de este estancamiento en el empleo, pueden encontrarse en las recientes dificultades para la producción y exportaciones de calzado español en los mercados europeos, por la creciente presión sobre los precios de venta al público, desde que en 2015 alcanzaran su máximo de esta última década. Una parte de las marcas españolas viene haciendo esfuerzos crecientes por diversificar sus mercados internacionales hacia China, los EEUU o Arabia Saudita, por ejemplo. Por lo que las exportaciones comunitarias han ido perdiendo peso en la cartera de estas firmas.

Los márgenes empresariales, sin embargo, siguen ajustándose a la baja en un entorno ya muy complejo para los fabricantes. El sector busca, por un lado, recuperar su cuota europea -incluyendo el mercado nacional- en un entorno de precios de venta a la baja, en donde sólo una fuerte diferenciación puede permitir escapar a estos procesos de devaluación del producto (lo que está sucediendo con carácter general en la Moda). Por otro lado, sufre de mayores costes en las transacciones que realiza en los mercados extracomunitarios. Lo que, en definitiva, está preocupando seriamente al sector empresarial en su conjunto.

Que en ese entorno, el sector industrial español del calzado haya conseguido mantener el empleo en estos últimos tres años, puede deberse a la flexibilidad de las plantillas, a los procesos habituales de subcontratación entre empresas, y a la moderación de salarios pactada en el último convenio colectivo 2016-2018.

Fuente: FICE

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *